creandociudadania.org
Martes, 26-Septiembre-2017 - 13:01 h.
LA OPINIÓN LA PUBLICIDAD

CCOO denuncia el reformismo de la LOMCE ante la Comisión Europea

Manuel Menor Currás
12-Septiembre-2013

La larga contestación que el actual ministro de Educación ha venido cosechando desde que tomó las riendas de este Departamento, y de Cultura y Deporte, ha potenciado sus momentos estelares, consecuencia de un irrefrenable afán por dejar inscrito su nombre en una ley del BOE con toda la apariencia de orgánica. A base de lenguaraz ingenio para hacer pasar por bueno su apresurado diagnóstico del legado recibido, está próximo a lograr que, en su fútil empeño, parezca que está rindiendo gran servicio al bien común de los españoles.

Ambiciona cambiar sustantivamente lo que venía siendo el sistema educativo –también en los aspectos de más loable consistencia–, para adaptarlo a  prejuicios ideológicos ajenos a toda constatación científica. Y la mayoría parlamentaria que sostiene a su Gobierno le faculta la rauda estrategia  para restaurar, con el prestigio de la autoridad legal, incluso cuanto la propia historia educativa de este país había hecho ya volátil tiempo atrás. Da igual que tal mayoría –a contracorriente de la cambiante opinión pública– tienda a ser menguante en este preciso momento. Tampoco importa mucho lo que de verdad convenga a todos cuando las mutaciones sociales están siendo tan profundas. Parece haber estudiado a fondo El arte de tener siempre razón, de Arthur Shopenhauer, y, en lo que atañe a la aprobación de la LOMCE en el Congreso, sus oponentes no tienen más remedio que rendirse a las tesis que nos propone para remediar todos los presuntos males de la educación española como si de una taumaturgia muy acreditada se tratara.

La dramática carga de razón que en esta todavía nonata ley se atribuye a lo ya obsoleto pero aparente, unida a la cerrada lógica de una democracia disminuida por intereses espúreos, está haciendo que sea fundado el temor de que la dialéctica parlamentaria actual no vaya a suavizar sus líneas dispositivas. Ya ni al Tribunal Constitucional parece que deba intentar recurrirse cualquiera de ellas. En CCOO, de hecho, han optado por que tal vez en Europa sí puedan echarnos una mano: el pasado 10 de septiembre han denunciado ante Bruselas una parte sensible de su articulado, en la esperanza de que entiendan que “vulnera el derecho comunitario”. Querrían que, en uso de las competencias de la Comisión europea para imponer a los países miembros la legislación compartida, tomara medidas para que en España no se vulnerara lo regulado por la CEE.

Las cuestiones primordiales sobre las que CCOO llama la atención de los comisarios  –con el ánimo de que exija al “Gobierno español regularizar la infracción, antes de que sea para los ciudadanos españoles afectados jurídicamente imposible realizar acción alguna” – se refieren a la enseñanza diferenciada por sexos (Artc. 84.3 de la LOMCE), la discriminación entre la enseñanza de la Religión y los Valores sociales y cívicos (Artc. 18 y 24.3) y, también, a la inclusión discriminatoria de “expertos con dominio de lenguas extranjeras como profesores en programas bilingües o plurilingües” (a que se alude en la Disposición adicional 37 de la misma). 

Los demandantes han encontrado en el Derecho comunitario –el Tratado de la Unión, el Tratado de Lisboa y diversas Directivas consiguientes–, en la propia Constitución española de 1978, derogatoria de leyes anteriores, y hasta en la jurisprudencia del TJCE (Tribunal de Justicia de la Comunidad Europea), razones jurídicas sobradas para que  los aludidos preceptos que el Gobierno pretende imponer sean  paralizados por la instancia comunitaria –de rango superior en tantos aspectos normalizados de nuestra vida socioeconómica–. Otra cosa es que las razones políticas de conveniencia o las combinaciones estratégicas lleven a la Comisión a implicarse. Tratándose de un terreno periférico a las razones profundas de su razón de control, todo puede suceder. Pero, incluso si la apuesta de CCOO tuviera audiencia, quedará mucho que pelear: si se aprueba esta ley orgánica, la desertificación democrática que ha generado en su gestación es profunda.

[ Volver atrás ]
Ven a la Escuela Públicawww.quehacemos.org
noticias opiniones encuestas informes polémicas normativas agenda videos imágenes humor contacto mapaweb
creandociudadania.org  ®  2012